Conexión Pastoral

Un ministerio dedicado al desarrollo de iglesias, pastores y líderes saludables que cumplan con la misión de Dios. Procuramos ese desarrollo Edificando, Entrenando y Equipando.

Porque creemos en el crecimiento personal de los pastores y líderes. Por eso trabajamos en espacios presenciales y virtuales donde, a través del uso de los dones y el ejercicio de los ministerios, puedan ser nutridos para un crecimiento saludable.
I Corintios 14: 26; Efesios 4:12-16
Porque creemos en que Dios le da a la iglesia pastores y líderes según su corazón, que la apaciente con ciencia e inteligencia. Por eso a través de la Escuela de Formación Pastoral ofrecemos un espacio de enseñanza-aprendizaje donde se aprende a vivir en el ministerio con un corazón fiel y se aprende a hacer la obra del Señor con conocimiento y sabiduría práctica.
Jeremías 3:15
Porque creemos en poner al alcance de las iglesias locales, y de aquellos que la están pastoreando y liderando en la misión de Dios, todo tipo de recursos que los equipe y que desarrolle pericia en lo que hacen.
Salmos 78:72

Nuestra historia


Desde fines de la década de los noventa, Dios comenzó a inquietar y llevar a los pastores Daniel y Mónica Prieto a espacios donde ministrar a los pastores y sus familias. Primero empezaron a ser invitados a compartir en eventos con hijos de pastores. Luego a reuniones y eventos donde compartir con pastores y con matrimonios pastorales.

Al ver a pastores, sus familias y ministerios experimentar soledad y fracasos dolorosos en lo personal, familiar y ministerial, empezaron a identificar algunas de las causas por las qué estaba pasando esto.

Identificaron tres razones principales:


  • Primero, había una incongruencia entre la formación teológica y la formación ministerial. Muchos de los pastores tenían conocimiento bíblico, pero no tenían un conocimiento práctico de la tarea pastoral. Y algunos tampoco tenía formación teológica. Se necesitaba ayuda en como hacer el ministerio.
  • Segundo, abía una incongruencia entre la vida cristiana y la vida ministerial. Muchos de los pastores sabían cómo vivir su vida cristiana, pero no sabían cómo vivir esa vida cristiana en el ministerio. Y algunos tampoco tenían buen testimonio de su vida cristiana antes de entrar al ministerio. Se necesitaba ayuda en como vivir en el ministerio.
  • Tercero, había una incongruencia entre la afiliación a la denominación o concilio y el sentido de comunidad entre ellos. Muchos de los pastores tenían un sentido de pertenencia a su denominación o concilio, pero no se sentían seguros en la comunidad pastoral de su denominación o concilio y en consecuencia no tenían la confianza de compartir ni con el supervisor u obispo ni con sus colegas a acerca de los problemas y circunstancias que estaban enfrentando. Y algunos tampoco tenían un sentido de pertenencia a su denominación o concilio. Se necesitaba un comunidad segura donde vivir en y hacer el ministerio.


Así que los pastores Prieto se dieron a la tarea de afrontar estas tres realidades a través de espacios pastorales donde los pastores conectaran con otros pastores y empezamos a ver que los pastores encontraron espacios seguros para ser vulnerables y cuando surgía una crisis personal, familiar o ministerial, tenían la oportunidad de fortalecer áreas débiles e iniciar a tiempo procesos de sanidad y restauración.

En el 2005, los pastores Prieto, entendiendo que Dios los estaba llamando a auxiliar, equipar y cuidar al pastor, sus familias y ministerios, comenzamos el ministerio interdenominacional y global de Conexión Pastoral, dedicado al desarrollo de iglesias, pastores y líderes saludables que cumplan con la misión de Dios.

Desde entonces Conexión Pastoral ha dado becas a hijos de pastores para estudiar en la universidad, ha desarrollado algunos programas de apoyo para la tarea del pastor y ha contribuido a la salud de pastores y sus familias en algunos países cómo Panamá, Colombia, Italia y Estados Unidos. En particular se han realizado Intensivos de Formación Pastoral a través de los cuales se ha visto la transformación, formación y restauración personal, familiar y ministerial de cientos de pastores y líderes.

EDIFICAR

ENTRENAR

EQUIPAR